EDITORIAL: LA EMPATÍA, ESE LUGAR DESCONOCIDO – Por Andrés Expósito